El tragaluz

9.1.11



La madre, toda amor, le gritó: ¡niño, la luz no se come!



5 apostillas:

Juan Poz dijo...

¡Y menos con las manos, gañán gongorino!

Gata dijo...

la luz podría ser un poco sushi no?, igual con unos palillos...

Un día recuérdame que te cuente un chiste de una chica que se va a un local de estos con hombres, pide un servicio específico, y le toca un chino ;P

Joselu dijo...

Me imagino al niño queriéndose comer un rayo de sol que entra en su habitación y que llega a sus manos y a su boca. ¿Tendrá razón su madre?

Miquel dijo...

Francisco, chapeau, hacía tiempo que no me reía así

Maria Coca dijo...

Muy agudo!!! Y muy compensado. Me encanta.