Trastornados

7.6.10



El sabio griego Epicteto manifestó, en cierta ocasión, que «no son las cosas mismas las que nos perturban, sino las opiniones que tenemos de esas cosas.» Y es por ello que en nuestra sociedad crece un polifónico canto de opiniones que forma esa masa coral que tratan de estropearnos el día con sus sermones.



5 apostillas:

Alejandro Kreiner dijo...

Lo malo del asunto es que muchas veces nuestras opiniones son las opiniones de las opiniones...

Saludos.

Javier dijo...

La sombra platónica se perfila de nuevo en el horizonte...

Un abrazo.

Joselu dijo...

Creo que el ciudadano común está expuesto a tal bombardeo de imágenes y eslóganes que le es imposible tener una opinión sólida acerca de nada. Sabemos que suceden las cosas pero no tenemos ni idea por qué. En cuanto a la pedagogía que recibimos cada día por parte de los mass media, ¿qué decir sino que afortunado el ser humano que vive al margen de todo y no se entera de nada? Si además da igual. No tenemos ninguna capacidad de modificar el mundo, salvo en un círculo muy reducido. Esto nos salva.

Maria Coca dijo...

Si es que vivimos en un lugar en donde falta información pero sobra opinión.

Besos de lunática en lunes, amigo mío.

Ex Anónima dijo...

Las opiniones dan asco, joder. Pero claro,e sto no deja de ser mi humilde opinión...