Internamientos

1.6.10



—El paso posterior al nacimiento es la guardería.
—Y el anterior a la muerte es la residencia de ancianos.
—Entremedias nos integramos en un centro de trabajo.
—O en una red social.
—O en un club de amigos.
—La cuestión es mantener la contradicción permanente.
—Aunque la mayor cárcel es la cabeza.
—Claro, ya me dirás por qué estamos aquí.
—¿En este internamiento psiquiátrico?
—No, hombre, en el blog de este individuo.



6 apostillas:

Gata dijo...

Eso tiene algo que ver con el chiste de las botellas?
Dicen que la vida se resume en cuatro botellas: la primera el biberón, la segunda: coca cola, la tercera...la cerveza, y la cuarta: la del suero
;P

¡Mierda! tú y yo vamos ya por la tercera. Venga paga que nos vamos...
Muack

Joselu dijo...

Creo que en buena medida hemos perdido nuestra capacidad para vivir en medio de la inmensidad de la naturaleza -y sus peligros- y nos hemos habituado a vivir encerrados en un sitio u otro. Probablemente nuestros descendientes, de aquí a unas generaciones, vivirán en túneles subterráneos y no verán jamás el cielo sino en lo que sea entonces el cine.

César dijo...

Que la mayor carcel es la cabeza de uno mismo es la mayor verdad que se ha dicho nunca. Una saludo desde mi celda.

Juan Poz dijo...

Pues ya ves, tomando un tentempié de aforismos...

Miquel dijo...

Joselu, no creo que siga existiendo el cine para entonces.
El día que la gente deje de mirar el cielo morirá el arte.

Kim Basinguer dijo...

jajajaja...el caso es estar controlados en algún sitio.