Escribir es escribirse

1.1.16



Hace tiempo me propuse no dejar pasar un solo día de mi vida sin escribir algo. Necesitaba lo que me gusta llamar ‘tensión creativa’: una tracción que impele mi escritura a diario y me hace continuar uniendo palabras con ideas, ideas con emociones, y emociones con palabras.

A pesar de los asuntos cotidianos que hay que resolver, he sido fiel a mí mismo y, en especial, a mis asombrosos lectores que libaron todos esos fragmentos de escritura continua, llenos de momentos ácidos y dulces, alegres y amargos. Todo comenzó hace ahora once años.



2 apostillas:

Un lector silencioso dijo...

Gracias por tu constancia! sigue así once años más por lo menos ☺

Patricia dijo...

Gracias por escribir cada día, aunque casi nunca comente te leo siempre y siempre me ayuda, me encanta pasar por aquí a ver tus escritos. Un saludo y feliz 2016!