Constructores

1.7.17



Las palabras nos ayudan a edificar la realidad del mundo. El corazón a fabricar el tejido vital de la existencia.



1 apostillas:

Juan Pérez dijo...

¡El corazón, ese gran encubridor!