Admonición

9.12.16



Ni encarceles el sentimiento con los barrotes de la razón ni liberes la emoción en tus discernimientos.