Vaciedades

2.7.16



El filósofo griego Dion planteó que «el hombre es un estanque vacío de tiempo». Somos un recipiente de la nada que crece en nosotros con cada latido.



2 apostillas:

Campurriana Campu dijo...

No somos nada...
Y nos creemos el ombligo del mundo.

Joselu dijo...

Somos mucho, y nos creemos el extraño regüeldo de un dios lejano.