Titirimundis

10.2.16



—Señora Marioneta, está usted perturbando la imaginación de los niños.
—Disculpe, señor Autoridad, me hicieron así.
—Así, cómo, ¿andrajosa y mal vestida?
—No, libre. Movida por los hilos de la ilusión y de la ingenuidad.
—Lo que hace es exaltar las mentes y pervertir las sanas costumbres de la obediencia.
—Lo que hago es hacer reír y soñar, e imaginar mundos imposibles.
—La utopía es una subversión inadmisible de la que debo informar al señor Poder.
—Como dijo el poeta: no he de callar por más que con el dedo, ya tocando la boca o ya la frente, silencio avises o amenaces miedo.
—Los poetas son otro de los virus que tacan al sistema y que habría que encarcelar.
—George Orwell, un tipo que se les escapó a ustedes, dijo: la libertad de expresión es decir lo que la gente no quiere oír. Y en eso estamos.
—Pues le llevaré ante el señor Juzgador para que le aplique la ley y le condene por enaltecimiento de la libertad.
—Lo que hay que condenar es la mentira y la hipocresía.
—No se hable más, se acabó la función.
—Mi espíritu es el de nunca callar.




2 apostillas:

RECOMENZAR dijo...

Me gustó el títul
o Me meti
te lei
me encantó

Unknown dijo...

Vivan los Poetas y las Tirititeros