Privilegiados

9.5.15



Loie J. D. Wacquant, profesor del Departamento de Sociología de la Universidad de California, Berkeley, afirma que «guardando una gran semejanza con el refrán decimonónico que decía que el 'mejor indio' era el 'indio muerto', hoy el 'mejor pobre' es el 'pobre invisible', el que no hace ninguna reclamación a la comunidad civil, se mantiene fuera del paso y sufre en silencio mientras que los ciudadanos más privilegiados se felicitan por haber terminado con las prestaciones sociales tal y como ellos las conocen». Abominable mundo el del desierto de la empatía.



3 apostillas:

Isabel dijo...

hola Francisco soy Isabel, sigo tu blog desde hace tiempo, es realmente inspirador, me pregunto si habria alguna posibilidad de conocerte, porfavor responde.

Joselu dijo...

Hay una novela titulada Terapia de David Lodge en que un indigente de estos que mencionas se instala en el portal de la vivienda de lujo del protagonista. El protagonista siente la injusticia que es que el tenga una vida resuelta y el indigente esté allí, en la calle. Procura no molestarle cuando pasa por el portal y poco a poco empieza a hablar con él y cree que termina haciéndose amigo compartiendo sus respectivas miserias, pues él también tiene algunas. Llega a tanto su confianza que le invita a subir a su casa a bañarse cuando le hace falta. Un día incluso le deja las llaves. Su sorpresa será cuando vuelva y encuentre su casa desvalijada y una enorme cagada en el salón.

Está muy bien la solidaridad con los indigentes y pugnar por que no sean invisibles, esa especie de compasión biempensante teñida de culpabilidad que sentimos, pero no olvides que la mayoría, si pudieran, desvalijarían tu casa y tal vez te rebañarían el pescuezo a la mínima que pudieran.

Maria Martin dijo...

Joselu, precisamente ese es el problema que existe, el de la desigualdad social, si no hubiese ricos no existirían pobres indigentes y no ocurriría lo que comentas, de la novela Terapia de David Lodge.
Por ese motivo estoy convencida de que mejor pensar bien sobre alguien que pensar mal, aunque corras el riesgo de que te "desvalijen" por propia supervivencia. Es un error generalizar.