Simplificaciones

10.3.14




Abonarse al momento presente, despreciando pasado y futuro, es someter la vida a un reduccionismo existencial.


2 apostillas:

Juan Poz dijo...

De hecho, los nuestro es un permanente sinvivir: ni en el presente, que huye, ni en el pasado, perdido, ni en el futuro, por venir: un auténtico limbo vital.

Pez en un Carrousel dijo...

¿Y a qué otra cosa aferrarse, si el pasado es ilusorio, pretérito; y el futuro etéreo, hipotético? El presente es el único concepto sobre el que tenemos existencia y poder de reducción.

Miss Carrousel