Medio siglo

9.11.13



Cincuenta años después de su muerte, «escribir en España no es llorar, es morir». Cernuda tiene la vigencia de quien supo entender en qué país vivía, en este país que nos vive en desconsuelo. «Ahora hace falta recoger los trozos de prudencia, aunque siempre nos falte alguno; recoger la vida vacía y caminar esperando que lentamente se llene, si es posible otra vez, como antes, de sueños desconocidos y deseos invisibles». Y que no nos habite el olvido.



1 apostillas:

Juan Pérez dijo...

Pero que tampoco lo haga el presente...