Patógenos

23.5.17



La envidia es la sarna del alma.




2 apostillas:

Juan Pérez dijo...

Croar de ranas en su charca pútrida...

mailconraul dijo...

O una pata de perro insuficiente.