Objeciones

18.1.17



La vida es un tren que te atropella aunque la veas venir. Aun si piensas que eres su maquinista o que viajas cómodamente en un vagón de primera, distraído, mirando pasar el paisaje. Al final la vida será ese tren que, sin remedio, te arrolle aunque intentes apartarte.