Venturoso azar

2.8.15



Una mariposa se posó en su hombro. Alguien comentó entonces que, en algunos países, eso traía suerte. Contenta caminó unos pasos y al cruzar la calle un coche la atropelló. Y la mariposa, ajena a todo, levantó el vuelo.



1 apostillas:

Ismael Carreño dijo...

Y tan real..