Parafernalias

2.10.14



Las presentaciones de libros se han convertido en actos de sociedad que protagoniza una mayoría de asistentes que ni se han leído ni se leerán el libro. Ni les importa la literatura.



3 apostillas:

Laura Emilia dijo...

Muy cierto. Siempre te leo y no comento, pero hoy tenía que aseverar.

Joselu dijo...

Me temo que es así, pero supongo que es aceptado por todos los presentes. Para el autor es una ocasión única para ser el centro por una vez. Me refiero a autores poco conocidos. Los más populares no tienen este problema, incluso se pueden permitir menospreciar a sus lectores.

Juan Poz dijo...

Actos de sociedad secreta..., porque una presentación, salvo amigos, conocidos, saludados y espiados..., no convoca sino a cofrades, algunos de ello críticos y otros friquis.