Unas risas

15.5.14



Facebook ha quedado como la calle de en medio por la que mucha gente quiere transitar y llamar la atención. Tanta importancia y prestigio social supone para algunas personas que, de manera seria, ofrecen toda la información real de sus datos personales, como si eso diera mayor rigor al asunto. Y pienso que es una equivocación. Si en la vida no hay que tomarse demasiadas cosas en serio, las redes sociales son una de ellas. La gente deberá reírse de Facebook a través de su perfil y de cuantas normativas nos quieren imponer. No es bueno someterse demasiado a estas cosas digitales y menos cuando incide en nuestra vida e intimidad.



1 apostillas:

Juan Pérez dijo...

El propio nombre ya lo indica: libro d caras, libro con santos..., porque a la que la letra vence, ya se sabe que no se sabe y no hay nada más que ver, y ahí ha no hay vici posible.